De chistes y recortes

manuelderamonok¿Sabía usted que la partida de Defensa ha sido la que menos recortes ha sufrido este año? ¿Y que las partidas de gastos sociales sufrieron el doble y el triple que los «gastos militares»? ¿Y que, visto así, no sabemos de que se quejan los militares?

El lunes pasado, los espectadores de «El Intermedio» (La Sexta TV) tuvimos la ocasión de presenciar unos curiosos comentarios en los que se nos ofrecía una particular versión del crítico momento que atraviesan las Fuerzas Armadas debido a la política de recortes presupuestarios.

José Miguel Monzón (el Gran Wyoming) y sus colaboradores se pegaron un buen rato de chistes, interpretando a medias las cifras de Defensa. Y cuando digo «a medias», quiero decir que, al menos por esta vez, estuvieron contando medias verdades.

El Wyoming y sus compañeros parecían estar muy escandalizados ante el dato de que «Defensa sólo ha sufrido un recorte del 6,6 por ciento» en los presupuestos de 2013, mientras que Educación, Sanidad y el resto de partidas sociales duplican o triplican ese porcentaje. Y todo ello muy bien explicado con gráficos y barras para que el espectador pueda comparar fácilmente los datos. Como debe hacerse. Impecable desde el punto de vista del lenguaje televisivo.

Lástima que lo bien hecho terminara ahí porque, a partir de ese punto, comenzaba aquello de las verdades a medias. Los guionistas del programa se olvidaron de decir que la partida de Defensa lleva, por lo menos, cinco años, incluido éste, sufriendo constantes recortesy que si en 2013 no han recortado más es porque ya no había de dónde. Como siempre decimos, cuando a un jamón le han sacado todas las lonchas hasta llegar al hueso, se acabó lo que se daba porque no queda ni para hacer caldo de cocido.

El problema de las cifras, como el de las estadísticas, es que ambas se pueden manejar a gusto del consumidor.

Yo no estoy justificando mayores recortes en gastos sociales para salvar la partida de Defensa ni nada que se le parezca. Entre otras cosas, porque tengo que decir que estoy en contra de la política de recortes, y especialmente en gastos sociales, pero tampoco quiero que se cuenten verdades a medias, como sucedió el lunes.

Los responsables del programa se basaron en una información publicada por un periódico el domingo, pero no leyeron el reportaje completo. Se quedaron en la anécdota, bien cara por cierto, de que el futuro submarino S-80 tendrá que ser «adelgazado» para que pueda subir a la superficie después de cada inmersión. Una circunstancia que dio pie también a unos cuantos chistes perfectamente previsibles, incluso con una pésima imitación del gran Miguel Gila. Ya saben aquello de ¿Es el enemigo?

Si hubieran leído un poco más a fondo, se habrían enterado de que la situación de las Fuerzas Armadas se puede resumir gráficamente en carros de combate inmovilizados, pilotos que no pilotan porque los aviones no tienen combustible, el portaaviones «Príncipe de Asturias» enviado al desguace con varios años de antelación y un barco prestado a Australia para que sus tripulantes puedan entrenarse. Pero contar todo eso no hubiera servido para hacer chistes y tal vez hubiera hecho pensar a más de uno. Y lo de pensar no siempre invita a las risas.

Fuente : ateneadigital

 

Scroll al inicio
Esta es una web personal sin contenido comercial, los datos recabados de acceso no serán cedidos a terceros, ni almacenados y solo se conservaran para análisis ante comportamientos delictivos o de propagación de malware.   
Privacidad