DE TODO UN POCO Y MAS…

PitarchVaya lo que da de sí el contencioso catalán. El post anterior “MAS Y JUNQUERAS: CULPABLES” se acerca a los 350 comentarios publicados (con unos 30 más que están en mi papelera). Toca cambiar de tercio. La actualidad presenta muchos temas interesantísimos que merecerían ser abordados de forma monográfica. Como no me decido por uno concreto les presento un post de la serie “DE TODO UN POCO”.

Aún así, bien difícil resulta olvidarse de Cataluña. La rebeldía del clan Mas-Junqueras sigue su perverso curso. Después de la publicación oficial de la ley “catalana” de consultas y de la teatral firma “solemne” del decreto de convocatoria de su referéndum independentista del 9N, la pareja ha puesto en marcha la organización de tal consulta. Don Artur ha sido asfixiado por el abrazo del oso. Ahora es el turno del Gobierno. Esta tarde el Consejo de Estado ha emitido dictamen sobre el tema. Mañana lunes el presidente del gobierno de la Nación, después de la reunión extraordinaria del consejo de ministros, presentará recurso de inconstitucionalidad contra lo actuado. Admitido a trámite, inmediatamente, posiblemente el mismo martes, de acuerdo con el artículo 161.2 de la Constitución (CE), toda esa actividad “refrendaria” dirigida por la Generalidad debería quedar en suspenso hasta la sentencia firme del TC que, o anulará definitivamente, o daría vía libre a la consulta. Seguir con esos preparativos “porsiaca”, por si acaso el TC dictara sentencia antes del 9N y fuera favorable a los intereses independentistas, además de una fatal quimera mostraría una actitud presuntamente sediciosa que añadiría a la lista de cargos del Sr. Mas el de malversación de caudales públicos. Y dejo el tema aquí para no hacer otro post monográfico sobre el monotema. Por eso, tampoco toco, aunque queda abierto a comentarios, la charlotada del ya “molt orinable Pujol” del pasado viernes en el parlamento catalán, donde incluso se permitió chorrear a los que le preguntaban. Como diría el castizo “de mear y no echar gota”.

Lo de los bombardeos en Irak tiene su miga. La actual situación de guerra civil en ese país, el florecimiento del llamado estado islámico (EI), así como la virtual “instauración” fáctica del “califato”, muestran las indeseables consecuencias de la guerra de Irak, iniciada en marzo de 2003, inmediatamente después de la cumbre de las Azores (Bush, Blair, Aznar y Barroso como anfitrión). El derrocamiento de Sadam Hussein en base a la amenaza de unas armas de destrucción masiva que no existían, no dio entrada a una situación de mayor estabilidad regional. Tampoco a evitar sufrimientos a la población iraquí. Por el contario, uno puede pensar que si Saddam Hussein estuviera ahora donde entonces estaba, el actual y gravísimo problema yihadista, con sus cimitarras chorreantes de sangre, ni nos lo imaginaríamos hoy. Además, todo esto nos toca muy de cerca. Porque la reivindicación califal de Al Andalus no creo sea precisamente porque a los de la bandera negra les encante la Feria de Sevilla o su Semana Santa.
Ligado a lo anterior está la errática política del Gobierno con respecto a la coalición internacional, urdida con ocasión de la cumbre atlántica de Gales del 4 y 5 de septiembre pasado. El gobierno español se ha puesto de perfil. No ha querido entrar inicialmente en la “coalition of de willing” formada, entre otros, por nuestros socios de Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido. Pero entraremos. Como casi siempre tarde y mal. Ya lo verán. Porque como decía en el post “YIHADISMO EN VENA”

 “si no se le pone coto ya, la creciente expansión de lo que denomino el yihadismo en vena pondrá en cuestión no solamente la posibilidad de encauzar democráticamente las ansias de mayor libertad y justicia de las sociedades musulmanas, sino también nuestra propia manera de comprender las condiciones políticas contemporáneas”. Seamos claros de una vez por todas, el EI es hoy la más feroz y sangrienta amenaza tanto a nuestras sociedades, intereses y valores como incluso también a las de muchos países musulmanes. Es una amenaza global que debe ser combatida globalmente.

Todo eso me trae a la memoria aquello que sucedió cuando se empezó a organizar la operación europea para Malí. Entonces, don Pedro Morenés, ministro de industria de defensa (MID) salió primero diciendo que España participaría en la operación, meramente con el apoyo de un avión de trasporte basado fuera de zona. Desde esta humilde página se le dijo que no, que aquello era francamente insuficiente. El ministro de asuntos exteriores, Sr. García-Margallo, también declaró que España tenía que involucrase más en la operación. Don Pedro tuvo que rectificar. Así se llego a acordar el envío de una pequeña unidad, para seguridad del campamento de instrucción. Y así, después de sucesivas rectificaciones, el Sr. Morenés ahora saca pecho acariciando que incluso sea un oficial general español el que próximamente se haga cargo del mando de la operación. La verdad es que don Pedro siempre acierta cuando rectifica. Vaya lastre de SEGENPOL que se disfruta.

Y, por cierto, a ver si también se resuelve esa recíproca y recurrente pisada de manguera que se traen entre el MAE y el MID. Parece que ahora el Sr. García-Margallo, anunciando a bombo y platillo lo que España va a hacer, o dejar de hacer, en el plano militar operativo por lo que respecta a Irak y Siria, le está devolviendo al Sr. Morenés la pisada de manguera que este último le hizo al primero, en el verano del año pasado, con ocasión de la enésima crisis gibraltareña. En todo caso, no me digan que no se les quedó a ustedes cara de haba cuando vieron la foto de los que se reunieron en Gales al margen de las reuniones de la cumbre, para concertarse frente a la amenaza yihadista. La ausencia española fue más que visible.

Fuente: Pitarch