El Ejército iraquí , listo para su ofensiva sobre Faluya

irak-mapOKLos civiles huyen de Faluya y la conocida como «ciudad de las mezquitas», por el gran número de templos que alberga en su interior, se prepara para un asalto militar a gran escala. Nuri Al Maliki, primer ministro y comandante en jefe de las fuerzas armadas iraquíes, tiene a sus hombres a las puertas del bastión suní tomado desde hace cuatro días por yihadistas del Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL, vinculado a Al Qaida), pero parece dispuesto a dar una última oportunidad a las tribus locales para evitar la operación. En un discurso televisado a la nación el mandatario chií instó a la población de Faluya a «expulsar a los terroristas de la ciudad» para que no se produzcan enfrentamientos armados barrio por barrio. El jeque Ahmed Abu Risha, líder tribal responsable del «Sahwa» (consejos del despertar, combatientes suníes aliados con el Gobierno), aseguró a Al Yasira que «hay un acuerdo con el Ejército para que este no entre en los centros urbanos de Faluya y Ramadi. El plan del EIIL era llevar la lucha a la guerra urbana porque saben que en el desierto están perdidos».

Ramadi es la capital de la provincia de Anbar, de mayoría suní y fronteriza con Siria, donde en los últimos días han muerto más de 300 personas en los choques entre el EILL y fuerzas de seguridad, que cuentan con el apoyo de los combatientes de Abu Risha. No es la primera vez que la violencia se apodera de Anbar, donde en 2004 las fuerzas estadounidenses intentaron tomar por la fuerza Faluya y no lograron doblegar a los insurgentes locales que, con la ayuda de Al Qaida, hicieron de esta provincia el lugar donde más bajas sufrieron las fuerzas invasoras.

Insurgentes contra Al Qaida

En 2006 el general David Petraeus logró convencer a los insurgentes iraquíes de la necesidad de hacer frente a Al Qaida, los cuales, a cambio de un sueldo, se pasaron al otro bando. Estados Unidos, que salió del país árabe en 2011, sigue siendo aliado militar de Bagdad y el Pentágono anunció ayer que acelerará la entrega de misiles y aviones no tripulados de vigilancia para hacer frente a Al Qaida.

Los «consejos del despertar» llegaron a tener más de 100.000 milicianos, pero, tras la retirada norteamericana, Maliki nunca confió en ellos y apenas empleó a 17.000 en unas fuerzas de seguridad de marcado carácter chií. Este abandono de los «consejos del despertar», unido a la guerra en Siria, desde donde el EIIL ha logrado introducir armas y combatientes a Irak por la larga y porosa frontera compartida, es uno de los factores que han llevado a Maliki a volver a negociar con las tribus suníes en busca de una colaboración que salve al país de una nueva guerra sectaria a gran escala. En los últimos años los extremistas han demostrado una y otra vez su capacidad de golpear en las ciudades del país a base de atentados, pero es la primera vez que toman ciudades enteras e izan sus banderas negras en Faluya y Ramadi.

Con su ofensiva en Irak el EIIL une los frentes iraquí y sirio. Mientras en Irak combate a Maliki y a las tribus locales, en Siria se enfrenta al Ejército de Al Assad y al recién creado Frente Islámico, alianza de grupos islamistas sirios que habría logrado arrebatar el control de varias ciudades a la organización vinculada con Al Qaida.

Fuente : ABC

Scroll al inicio
Esta es una web personal sin contenido comercial, los datos recabados de acceso no serán cedidos a terceros, ni almacenados y solo se conservaran para análisis ante comportamientos delictivos o de propagación de malware.   
Privacidad