El mejor amigo del hombre, feroz y temerario enemigo

perro-ajax-guardia-civilDesde tiempos inmemorables el perro combate junto al hombre.

De acuerdo a documentos históricos, los primeros en utilizar a los perros en la guerra fueron los egipcios y así lo prueban grabados del III siglo A.C. Más tarde, en 525 A.C., los persas emplearon a los mastines para conquistar Egipto. Luego siguieron su ejemplo griegos y egipcios.

Sabido es el papel que desempeñaron los canes en la conquista de América, pero pocos recuerdan que en la guerra de España e Inglaterra hubo un episodio secreto con un perro de protagonista.

En pleno auge de la rivalidad de las superpotencias de entonces, un agente jesuita partió a Inglaterra con un perro especialmente adiestrado para degollar a la reina Isabel I y solo una brillante operación del contraespionaje consiguió desarticular aquella operación secreta.

Sin embargo, la más divertida historia de espías de cuatro patas se remonta a la Primera Guerra Mundial. Los alemanes tenían a un agente especial, Fritz, de raza (por supuesto) pastor alemán, que siempre burlaba las patrullas francesas y cruzaba la línea de frente con mensajes espías sin que los franceses consiguieran interceptarle.

Hasta que un día en las filas francesas apareció la encantadora Rosy: Fritz no pudo resistir la tentación y fue capturado al primer intento.

Durante la II Guerra Mundial, en el Frente Oriental los perros aprendieron una nueva profesión, convirtiéndose en aniquiladores kamikaze de los carros de combate alemanes. En total, los perros soviéticos destruyeron más de 300 tanques alemanes, lo que equivale aproximadamente a dos divisiones acorazadas.

Recientemente el ministro de Defensa ruso ordenó la capacitación de más de 400 reclutas para una de las especialidades más inusuales de las Fuerzas Armadas rusas: la de instructores de perros.

Actualmente prestan servicio unos 300 canes, encargados de la protección de instalaciones militares y de la búsqueda de explosivos.

En Nikolo-Uriúpino, localidad situada en las afueras de Moscú, se ubica un centro de adiestramiento donde, en particular, se preparan perros-zapadores de cualidades únicas. Durante los entrenamientos se aplican técnicas y equipos que permiten controlar al animal a distancia. De este modo, el combatiente que controla al perro puede ver el terreno gracias a una cámara de vídeo e impartir órdenes a distancia mediante un aparato de radio.

Un perro sin preparación especial para entender las órdenes necesita ver a su amo y no le basta con oírle.

En el mismo centro se han diseñado chalecos antibala especiales para los perros. Con el ajuste adecuado semejante chaleco no obstruye la movilidad del animal y le permite efectuar cualquier trabajo.

Fuente :