El papel de las fuerzas terrestres en la Seguridad Nacional

luis-feliu-ortegaLa Seguridad Nacional requiere una adecuada Defensa Nacional que se oponga a las amenazas y ataques de todo tipo que puedan ponerla en peligro. Esta Defensa se lleva a cabo mediante una serie de acciones y medidas civiles y militares. Primero, mediante la prevención de conflictos, pero si no es suficiente, será necesaria la disuasión o capacidad de respuesta, de forma que el potencial atacante renuncie a la vista de los perjuicios que pueda acarrearle. Además, será necesaria la protección y capacidad de recuperación de las infraestructuras críticas, y finalmente la previsión, para poder preparar y ejecutar las acciones. La disuasión, para que sea eficaz, debe suponer que se disponga de los medios adecuados, que se tenga voluntad de emplearlos y que el posible agresor lo conozca o lo crea así.

Las Fuerzas Armadas tienen que estar preparadas para actuar en todas las acciones y medidas de la Defensa Nacional, especialmente teniendo en cuenta que, si la disuasión falla, habrá que recurrir al uso de la fuerza para restablecer la situación.

Dentro de las FAS, en la situación actual, las fuerzas terrestres constituyen el componente principal, porque son las que actúan sobre el dominio humano, en el terreno y en contacto directo con los elementos civiles. En la prevención de conflictos, las fuerzas terrestres son las que actúan principalmente en las misiones de ayuda humanitaria, en las operaciones de interposición o en las de imposición de la paz. En la disuasión, sólo las fuerzas terrestres disuaden, porque resuelven realmente y así se ha visto en los últimos conflictos. Las fuerzas aéreas y navales nunca han sido resolutivas por sí solas y el arma nuclear, como disuasión, es inefectiva en los niveles operacionales y tácticos.

Así se vio en Corea, Vietnam o en la primera Guerra del Golfo, en Bosnia, donde hasta que no entró en fuerza el Ejército de Tierra, no se implementó la paz, y lo mismo en Kosovo o en Libia, donde lo que hizo la aviación fue apoyar a las fuerzas terrestres de los rebeldes que fueron las que derrocaron a Gadafi. Finalmente, en el reciente conflicto de Ucrania las fuerzas terrestres están siendo prácticamente las únicas empleadas.

Si esto es evidente, ¿por qué se tiende a reducirlas más que a los otros componentes, la Armada y el Ejército del Aire? En primer lugar, porque los Ejércitos y la Armada, son instituciones en las que la tradición y el corporativismo les llevan a defender sus posiciones de forma a menudo exagerada. En segundo lugar están los intereses de la industria, que pide que se adquieran determinados materiales aún a costa de otros más perentorios. En tercer lugar están los dirigentes políticos; estos tienden a igualar y mantener el equilibrio entre los tres componentes, cosa absurda. También tienden a lo más atractivo o a lo que menos problemas les plantean. El Ejército de Tierra no es atractivo y es caro y complicado en la gestión de personal, la violencia es desagradable y además se siente muy próxima.

Fuente : Onemagazine

Scroll al inicio
Esta es una web personal sin contenido comercial, los datos recabados de acceso no serán cedidos a terceros, ni almacenados y solo se conservaran para análisis ante comportamientos delictivos o de propagación de malware.   
Privacidad