España asila a 12 traductores del Ejército en Afganistán

Logo-Ministerio-Defensa-600El Ministerio de Defensa ha empezado a trasladar a España a algunos de los jóvenes afganos que trabajaron como intérpretes para sus tropas en Afganistán y solicitaron asilo en septiembre, tras la retirada de la mayoría de los efectivos españoles del país, ya que en la zona se les considera colaboracionistas y sus vidas corren peligro.

Cuatro traductores han llegado ya a Madrid, y está previsto que ocho más lo hagan en las próximas semanas. España pretende así ofrecer protección internacional a los que fueron sus traductores, tal y como otros países que tenían fuerzas extranjeras en Afganistán han hecho con sus respectivos intérpretes tras el repliegue. Por ejemplo,EEUU, el Reino Unido o Alemania.

Sin embargo, las gestiones realizadas por España aún son limitadas, pues todavía quedan en Afganistán unos 28 intérpretes más que esperan una respuesta del Gobierno y cuya situación es cada vez más desesperada. «Se está trabajando para solucionar la situación de todos los traductores. Se siguen analizando caso por caso las circunstancias de cada uno y se actuará como corresponda en cada situación, procurando soluciones satisfactorias para todos ellos», han aclarado fuentes gubernamentales.

«Espero empezar una nueva vida», decía Ahmad claramente emocionado cuando por fin pisó Madrid la semana pasada tras un periplo de meses. El joven de 23 años, que fue traductor durante más de tres y se jugó la vida en medio de un combate para ayudar a evacuar a un soldado español herido en 2012, huyó a Turquía en diciembre porque ya no podía aguantar más en Afganistán. Allí ha vivido atemorizado por que le deportaran a su país.

Están alojados en un centro de la Cruz Roja, en manos de los servicios sociales

Defensa trasladó a los traductores a España en uno de sus vuelos militares regulares, pero una vez en Madrid los ha puesto en manos de los servicios sociales ya existentes para los solicitantes de asilo. Los chicos están ahora alojados en un centro de la Cruz Roja, y se muestran profundamente agradecidos al Gobierno español por la ayuda, aunque son conscientes de que no han llegado a ningún paraíso. Conocen bien la crisis económica en España. «Sé que en España lo voy a pasar mal, pero aún lo pasaría peor aquí», comenta Esmatullah, otro de los traductores agraciados a quien la embajada española en Kabul ha comunicado que le concederá visado, pero aún sigue en Afganistán.

Campaña de ayuda

EL MUNDO denunció en septiembre que España había dejado en la estacada a sus traductores en Afganistán tras el repliegue de sus tropas, ya que los despidió sin ofrecerles ningún tipo de protección. A raíz de eso, se inició una campaña de apoyo a los intérpretes en España , y en dos semanas se recogieron más de 66.000 firmas. «Estoy muy contenta por lo conseguido, que no deja de ser el resultado de un esfuerzo colectivo de todo aquel que ha colaborado con la campaña», ha afirmado la doctora en estudios islámicos Ana Ballesteros, que impulsó la recogida de firmas a través de la plataforma Change.org.

Defensa ya había mostrado su disposición a ayudar a estos jóvenes -la mayoría tiene entre 20 y 25 años-, pero hasta entonces no había estudiado su caso uno a uno. Tras hacerlo, el ministro Pedro Morenés declaró el pasado 18 de diciembre en el Congreso que ha solicitado al Ministerio de Asuntos Exteriores que conceda visado para España a 25 traductores e indemnización económica a 21 más.

«Ha pasado más de un año desde que la mayoría de los intérpretes dejó de trabajar para el Ejército español. Este proceso se está alargando demasiado y el riesgo para los traductores va en aumento», advierte, preocupado por la lentitud de los trámites,Arsenio García Cores, un abogado que está asesorando a los intérpretes de forma voluntaria.

Casi una treintena traductores siguen esperando en Afganistán:Ghulam, que ayudó a evacuar al sargento primero Moya y lo vio morir ante sus ojos en junio de 2011; Abdul, con un brazo casi inhabilitado después de que la rueda de un vehículo Lince le pasara por encima… Todos sueñan con tener la misma suerte de los que ya han llegado a España.

Fuente : ElMundo

Scroll al inicio
Esta es una web personal sin contenido comercial, los datos recabados de acceso no serán cedidos a terceros, ni almacenados y solo se conservaran para análisis ante comportamientos delictivos o de propagación de malware.   
Privacidad