Irak y el ex presidente Zapatero

JorgeOrtegaEl jueves se publicó, en un diario nacional, una Tribuna Política firmada por el ex presidente del Gobierno, con motivo de cumplirse los diez años de la invasión de Irak y los nueve de la decisión de Sr. Zapatero de retirar las tropas españolas de aquel país.

Mi compañero de blog, el almirante Tafalla, ya ha hecho un comentario a esta Tribuna desde este mismo espacio. Con el respeto que me merecen sus siempre bien argumentadas opiniones, creo que en el trabajo del ex presidente hay un aspecto que debemos agradecerle y es el que se refiere a la necesidad de mayores consensos entre los grandes partidos que, precisamente esta temporada, no puede decirse que sean muy brillantes, a pesar de que la situación en que vivimos lo aconsejaría casi como en ninguna otra ocasión.

Sin embargo, hay una parte del trabajo del ex presidente que no quiero dejar pasar por alto. Quien lea el documento, sin unos sólidos conocimientos previos, deducirá que las fuerzas españolas en Irak estaban allí contra la legalidad internacional y, por tanto, esa fue el motivo de la decisión de replegarlas unilateralmente. Y ello es totalmente falso. Los ejércitos españoles no intervinieron con un solo soldado en la guerra que se desarrolló por una coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Las brigadas multinacionales Plus Ultra que España envió a la zona, y que fueron las que se replegaron, siguiendo disciplinadamente las decisiones del Ejecutivo, aparecieron en Irak, después de terminada dicha guerra y a solicitud de Naciones Unidas, cuyo Consejo de Seguridad, en su Resolución 1511, párrafo 14, señalaba: «Insta a los Estados Miembros a que presten asistencia en virtud del presente mandato de las Naciones Unidas, incluso fuerzas militares, a la fuerza multinacional mencionada en el párrafo 13 supra». El referido párrafo 13 indica que «autoriza una fuerza multinacional bajo mando unificado .».

Por si cupiera alguna duda al respecto, voy a incluir lo que el diplomático español Inocencio Arias escribió al respecto en el número 22 de la revista ATENEA, en diciembre de 2010:

           «Llegamos, por último y por no aburrir al lector, a una falsedad, las razones para retirar nuestras tropas de Irak. Se nos ha dicho, incluso desde ámbitos oficiales, que los efectivos españoles había que sacarlos de allí por razones políticas y jurídicas. De un lado, el nuevo gobierno era claramente contrario a la intervención, había prometido que si ganaba las elecciones lo haría y, de otro, la presencia de las tropas, a diferencia del caso de Afganistán, no era legal.

La primera afirmación es inobjetable. Si un gobierno soberano toma esa decisión, Estados Unidos puede volverse un tanto picajoso, no le gustó el asunto, por supuesto, y resintió bastante la forma en que salieron las tropas, pero nuestro gobierno era soberano y lo había anunciado.

Lo que no es de recibo es que se repita, aún ahora, que había que hacerlo porque la presencia era ilegal. Esta afirmación sólo puede proceder de un ignorante o de un demagogo. Las tropas en Irak, el día de nuestras elecciones y cuando se tomó e implementó la decisión, estaban en una situación totalmente legal. Amparadas de forma expresa y total por una resolución de la ONU, la 1511, que no sólo facultaba  la presencia de las tropas de la coalición, concediéndole toda la legalidad imaginable, sino que instaba a otros países a enviar más efectivos.

La resolución fue votada unánimemente por los quince miembros del Consejo de Seguridad, el órgano competente de la ONU. Nadie tiene que contarme si esto fue así o asá. Yo fui uno de los quince Embajadores que levantó la  mano para aprobarla.»

Por tanto, la estancia de nuestras tropas en Irak, en las fechas de la decisión de repliegue, tiene como mínimo, la misma fuerza legal que la estancia de las que se encuentran a día contenido y nivel jurídico que la 1511.

Jorge Ortega

 

Fuente : ateneadigital

 

Scroll al inicio
Esta es una web personal sin contenido comercial, los datos recabados de acceso no serán cedidos a terceros, ni almacenados y solo se conservaran para análisis ante comportamientos delictivos o de propagación de malware.   
Privacidad