Los militares estan sorprendidos por el fichaje del exJEMAD

Altos mandos de las Fuerzas Armadas se han confesado muy sorprendidos por el fichaje por Podemos del exjefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) José Julio Rodríguez como número dos de la lista por Zaragoza, ya que consideran contradictorio que vaya a concurrir en un partido que, en su opinión, no comulga con los mismos principios que defienden las Fuerzas Armadas y que cuestiona la Corona y la unidad de España.

Los Generales en activo han comentado que el exJEMAD era conocido en el Ejército del Aire por sus ideas políticas «de izquierdas» o «socialistas», por lo que no les hubiera extrañado que hubiese fichado por el PSOE.

De hecho, han remarcado el carácter «constitucionalista» de este partido y han recordado que Rodríguez fue elegido por Carme Chacón como jefe de la cúpula militar en el segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero.

La mayoría de altos mandos consultados han coincidido en señalar que no les sorprende que el general Rodríguez vaya a iniciar una carrera política, sino que lo que les resulta «sorprendente» es que lo vaya a hacer desde un partido como Podemos.
SIGUE SIENDO MILITAR

Al ser relevado en el cargo de JEMAD en enero de 2012 tras el cambio de gobierno, Rodríguez pasó a ser general del Ejército del Aire en la reserva, por lo que aún forma parte de las Fuerzas Armadas. Según ha explicado él mismo, ya ha solicitado formalmente su cese al Ministerio de Defensa, pero aún no se ha materializado.

Varios generales han admitido que no les parece bien que un militar que ha ostentado un cargo tan importante y con tan altas responsabilidades se meta en política. Aunque respetan la decisión de Rodríguez, no creen que a nadie que forme parte de las Fuerzas Armadas le pueda parecer bien su candidatura por Podemos.

Estos altos mandos ven al partido liderado por Pablo Iglesias como una formación que «cuestiona la unidad de España y la Corona», dos de los principios fundamentales que, según han remarcado, defienden las Fuerzas Armadas. «Podemos no defiende nada de lo que nosotros defendemos», han dicho algunos.

Por este motivo, han recurrido a conceptos como «incoherente», «inconsecuente» o «contradicción» para definir la decisión de Rodríguez. Además, uno de ellos considera que el hecho de que el exJEMAD se meta en política no le viene bien a la imagen de los militares y de las Fuerzas Armadas como institución.
PUEDE SER «POSITIVO»

Sin embargo, otro general piensa que su decisión puede suponer un paso adelante para que a los uniformados se les deje de ver como personas de ideología conservadora, así que cree que puede resultar hasta «positivo».

En cuanto a las declaraciones que ya ha hecho el general sobre el proceso soberanista, en las que ha defendido que el futuro de Cataluña se decida «democráticamente», uno de los generales consultados ha reconocido que le extraña que una persona culta e instruida como el exJEMAD hable de «dar afecto» y «diálogo» en este asunto cuando los independentistas hablan de querer romper España, que coincide con los delitos de «sedición, rebelión o traición a la patria».