Pitarch:»AFGANISTÁN, RESTA Y SIGUE»

PitarchQué quieren que les diga, me alegra ver que mis reiteradas previsiones y propuestas de adelanto del repliegue de Afganistán se van cumpliendo casi al milímetro. Mera coincidencia. La reducción de 200 efectivos y el abandono de algún puesto avanzado, ejecutados a finales del año pasado, ha continuado con el repliegue desde, y el abandono de, Ludina hace dos días. El próximo movimiento, en cosa de pocas semanas, será hacer lo propio con la base de Moqur. Dos conclusiones inmediatas: una, que los objetivos de cerrar en zona de responsabilidad española la “Ring road”, así como de su alternativa, la ruta “Lithium”, no se han alcanzado (ojo con la política de comunicación, porque afirmar lo contrario es perder credibilidad). Y dos, que podrían retornar España, de forma inmediata y sin mayor problema operativo, los aproximadamente 200 efectivos replegados desde Ludina sobre Qala i Naw. Y así sucesivamente, según se vayan abandonando en manos afganas cometidos y espacios.

De esa manera, y como reiteradamente se ha pedido desde esta página, el repliegue español desde Afganistán debería haber concluido en el otoño de este año. Se confirmaría así lo que se decía en el post “Afganistán: retreta, por fin” (http://elblogdepitarch.blogspot.com.es/2012/12/afganistan-retreta-por-fin.html): “el último contingente “en fuerza” desplegará en abril-mayo para retornar a territorio nacional en octubre-noviembre de 2013. Su grueso, de la brigada de Canarias, lo dará el Regimiento de Infantería Canarias nº 50, “el del Batán”, reforzado por el Regimiento de Infantería Soria nº 9, “el sangriento”. La de Canarias, por tanto, será la última de nuestras brigadas que debería desplegar en Afganistán en las condiciones y con cometidos similares a los que hasta ahora se han desarrollado. De ahí —y esa es la prueba del algodón— que no se haya identificado una nueva brigada para relevar a la canaria.
Porque, primero, está el gran problema táctico-logístico que supone el repliegue de la fuerza en los próximos ocho meses. Pero dejando esto aparte —que no es poco dejar—, aparece la importante cuestión de planear el volumen y las características del contingente español que permanecerá en el teatro afgano del 2014 en adelante, en el marco de la misión de la OTAN de “formación, asesoramiento y apoyo” a las fuerzas afganas de seguridad (ANSF). Se está “discutiendo” en el seno aliado sobre una horquilla entre 8.000 y 12.000 soldados, a proporcionar en total por los países de la OTAN y 10 más de los contribuyentes a ISAF. Bueno, lo de “discutir” es una forma de hablar porque, en realidad, lo que eso significa para España es esperar a ver qué ordenan desde Washington. Porque si bien es cierto que nuestra política afgana se ha visto siempre condicionada por los intereses norteamericanos, no es menos cierto que nunca, en los últimos años, ha estado tan subordinada a los dictados de EE UU como ahora lo está. Tenemos una política de defensa cautiva.
Ese país no ha determinado aún el volumen de su propio contingente. De ahí que el español, subordinado de hoz y coz a él, no pueda ser planeado todavía. Pero si algo entiendo de estas cosas, los norteamericanos se decantarán por una distribución regional de la misión OTAN, sobre cinco ubicaciones (centro y los cuatro puntos cardinales del territorio). Además, con seguridad, mantendrán una misión de lucha contra el terrorismo. Por tanto, me temo que el contingente español continuará en la zona oeste de Afganistán y en un volumen superior al que, en mi opinión, nos correspondería. Ya he dicho en algún sitio de este blog que, en mi opinión, el contingente español en el post-2014 debería ser testimonial (no más de 150-200 efectivos), y situado en una zona donde la protección estuviera asegurada por algún contingente “fiable”. Tengo mis dudas sobre la garantía de las ANSF. Veremos.
Fuente: Blog
Scroll al inicio
Esta es una web personal sin contenido comercial, los datos recabados de acceso no serán cedidos a terceros, ni almacenados y solo se conservaran para análisis ante comportamientos delictivos o de propagación de malware.   
Privacidad