Rajoy no quiere otra foto de las Azores

Rajoy_HollandeEl Gobierno está decidido a actuar en Malí junto a Francia. Pero sólo lo hará en el marco de una coalición internacional y bajo la bandera de la Unión Europea. Rajoy no quiere repetir los errores de Aznar con la guerra de Irak. Cree que una nueva ‘foto de las Azores’ volvería a poner a España en la diana del terrorismo islámico.
El Confidencial Digital ha preguntado a varias fuentes del Gobierno sobre la posición del Ejecutivo respecto a la intervención militar francesa en Mali, ordenada por François Hollande, para acabar con los bastiones de los distintos grupos islamistas que dominan parte del desierto del Sahel.

La respuesta se resume así:

–La intervención en Malí es “absolutamente necesaria”.

–La amenaza yihadista en África no es tangencial para España.

–Somos el país que territorialmente se encuentra más próximo al foco de la amenaza, por la cercanía de Ceuta y Melilla.

Mali es Afganistán en nuestro patio”

Aparte está el tema de los secuestros que han afectado directamente a España. Así lo asegura una fuente autorizada del Gobierno, que asume que el conflicto de Mali es un “Afganistán en nuestro patio”.

Sin embargo, el Gobierno no quiere dar pasos en falso en este asunto, a pesar de que Francia, impulsora de la operación, ha iniciado la intervención con máxima contundencia. España esperará a poder colaborar bajo la bandera de la Unión Europea, donde las decisiones se toman con más lentitud, pero no fuera de ella.

Los planes se llevan gestando desde hace meses, siempre bajo el prisma de un apoyo logístico, de formación y de asesoramiento a la misión en Mali. No está previsto ningún despliegue de unidades españolas de combate en el Sahel. Con todo, de momento, el apoyo es solamente una intención.

Evitar otro Irak

Según las fuentes gubernamentales consultadas por ECD, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se ha propuesto evitar los errores que cometió José María Aznar, cuando era presidente, con George W. Bush y con aquel viaje al rancho de Crawford en febrero de 2002, donde quedó sellado el apoyo explícito de España a la invasión de Irak.

El Gobierno, aseguran estas fuentes, tiene “la misma o mayor voluntad de actuar en Malí” que la que había en 2002 respecto a Irak. Pero se desea evitar una nueva ‘Foto de las Azores”. No quiere que se identifique a España como país impulsor “casi solitario” de la intervención militar, pese a que es una de las naciones más interesadas en que tenga éxito.

Dentro del Ejecutivo han calado las tesis de que la famosa ‘fotografía de las Azores’, previa a la guerra de Irak, puso a España en la diana del terrorismo yihadista por la enorme difusión que se le dio en los países árabes. “De los tres presidentes de la imagen, dos sufrieron las consecuencias a posteriori y uno ya las había sufrido”, concluyen estas voces.

Al estilo del presidente

La toma de decisiones en este asunto viene siendo “mucho más calmada” aseguran, y está “siendo condicionada por la forma de ser particular del presidente”, indican las fuentes.

Sobre el papel de Francia, desde el Gobierno -postura, según afirman, compartida por el propio Rajoy- se cree que París “se ha precipitado” en su respuesta. Como ha quedado demostrado con el fracaso de la operación en Somalia para liberar a un espía francés secuestrado por el grupo Al Shabab, y con las últimas noticias –no confirmadas oficialmente- sobre nuevos secuestros de ciudadanos franceses en África.

Sin embargo, también admiten a ECD que la situación de Malí era cada vez peor tras la última ofensiva terrorista. “Es cierto que la toma de decisiones con los socios está siendo muy lenta: hay muchos agentes implicados. España esperará a que la misión esté absolutamente refrendada por nuestros aliados”.

Fuente: ECD

Scroll al inicio
Esta es una web personal sin contenido comercial, los datos recabados de acceso no serán cedidos a terceros, ni almacenados y solo se conservaran para análisis ante comportamientos delictivos o de propagación de malware.   
Privacidad